Las finales de la IV Edición de la Teide Élite Cup estuvieron en un tono superlativo y es que el nivel ha ido subiendo cada año y el torneo ha ido ganando en prestigio y la prueba es que los equipos quieren llevar a sus vitrinas el trofeo de campeón.

En Benjamines, el Atlético Barranco Hondo se hizo con el título tras superar a Los Llanos por 5-1. Pero son de esos marcadores que pueden ser engañosos, ya que se adelantó el equipo palmero y en el descanso se retiraron los eqipos a vestuarios con empate a uno. En la continuación, el Barranco Hondo certificó su gran temporada en las competiciones de la isla e hizo cuatro goles más.

En Alevines, partidazo de poder a poder entre la Selección de La Gomera y la Selección de Roque Nublo. El partido tuvo de todo. Fue muy intenso y los colombinos terminaron ganando (2-1) y con ello se llevó el trofeo de campeones.

El Llamoro A, que el año pasado fue subcampeón en Infantiles, este año logró el título, aunque su rival, la Selección de Roque Nublo hizo un gran partido y quizá mereció algo más, pero la falta de puntería, y por contra, el acierto de los de Llano de El Moro dejaron el triunfo de lado tinerfeño por 2-1.

Quizá lo que pasó en Cadete no se haya visto nunca. Los Llanos y Orotava empataron  a uno y el título se decidió desde el punto de penalti, pero fue en el lanzamiento 26 (13 por cada equipo), cuando el Orotava falló y acertó Los Llanos. En la tanda de 5 penaltis quedaron empatados a tres acierto.

Se cerró el torneo con la entrega de trofeos a los campeones y subcampeones. Más los reconocimientos a las mejores aficiones y a los mejores jugadores de las finales.